¿Qué diferencia hay entre lumbalgia y ciatalgia?

Hay que saber diferenciar entre una lumbalgia y una ciatalgia, ya que cada uno tiene tratamientos diferentes.

La lumbalgia consiste en el dolor de la zona baja de la espalda con o sin irradiación por la pierna (pudiendo ser su parte anterior o posterior) hasta la rodilla y suele estar provocado por alteración de algunas de las estructuras que se encuentran en este fragmento corporal como pueden ser ligamentos de la columna lumbar, vértebras, discos vertebrales o musculatura.

Hablamos de ciatalgia cuando el dolor anteriormente descrito se irradia hacia las piernas llegando hasta el pie. En este caso hablaríamos de un daño en la raíz nerviosa que sale de la columna lumbar, la cual lleva la información sensitiva y motora a las piernas. Puede irradiarse por la parte posterior de la pierna (el daño estaría en las vértebras L4-L5-S1) o por la anterior (L1-L2-L3), siendo en la mayoría de los casos la parte posterior la más frecuente.

Por lo tanto cuando solo presentemos dolor a nivel lumbar e irradiación hasta rodilla estaremos ante una lumbalgia, sin embargo al encontrarnos dolor irradiado hasta los pies, tendremos una ciatalgia.     

lumbalgia y ciatalgia lumbalgia y ciatalgia

Causas y síntomas de la lumbalgia y ciatalgia

Las causas más frecuentes de la lumbalgia son hernias discales, estrechamiento en el canal de la médula, escoliosis o contracturas en la musculatura lumbar por grandes esfuerzos, malas posturas o movimientos repetitivos.

Y entre sus síntomas encontramos dolor local en la zona lumbar que puede irradiarse dentro de la misma región, a la zona lumbar contraria o por la pierna hasta la rodilla.

Encontramos factores que agravan esta patología como son actividades físicas o laborales de gran esfuerzo, obesidad, posturas inadecuadas o sedentarismo.

En la ciatalgia la causa más frecuente es la hernia discal, que consiste en la salida de parte del disco intervertebral de su espacio normal, comprimiendo así la raíz nerviosa.

Los síntomas de la ciatalgia consisten en  un dolor eléctrico en forma de calambre, latigazos u hormigueos. A veces el paciente lo describe ‘como si tuviera un bocado en la zona de dolor’. La irradiación puede llegar a los glúteos, rodillas, gemelos o pies y dedos. El paciente también puede apreciar falta de fuerza o cambios en la sensibilidad de la pierna.

¿Cómo podemos mejorar estos síntomas?

Haciendo referencia al tratamiento convencional, para abordar esta patología podemos hacer uso de magnetoterapia, microonda, laserterapia y terapia manual. Todo ello con el fin de disminuir la inflamación en el nervio y/u otras estructuras y relajar la musculatura afectada.

Es importante saber que los efectos de la magnetoterapia son a largo plazo, empezando a notarse alrededor de la 1º-2º semana de tratamiento si la patología no es muy grave ni está muy cronificada.

En cuanto al tratamiento avanzado contamos con la aplicación de EPI con el objetivo de, a nivel lumbar, disminuir la inflamación alrededor de la raíz nerviosa y regenerar dicha zona. Con la Neuromodulación Percutánea trataremos el dolor y la irradiación del mismo en forma de hormigueo y calambre que se extiende hacia la pierna tratando diferentes nervios que se encargan de dar sensibilidad a la parte posterior o anterior de la misma.

También podemos hacer uso en este tratamiento de la INDIBA para reducir la tensión muscular y ayudar a disminuir la inflamación a nivel de la raíz nerviosa en las lumbares.

Junto con el tratamiento avanzado o de manera aislada podemos realizar terapias médicas que consistiría en la realización de un bloqueo nervioso que consiste en pinzar/bloquear un nervio con el fin de aliviar el dolor que este irradia a la pierna.

También podemos utilizar la infiltración de corticoides justo en la zona de inflamación de la raíz nerviosa en su salida de la columna, con el objetivo de disminuir la inflamación de dicho nervio.

 

Javier Bermúdez
Fisioterapeuta