¿Qué es la intrarrotación?

La intrarrotación es una patología muy común durante la etapa de desarrollo y crecimiento de los niños, se trata de una deformación hacia adentro del fémur, es decir, los pies apuntan hacia dentro cuando caminan.

La intrarrotación puede tener su origen en los propios pies, en las piernas o en las caderas, y en la mayor parte de los casos responde a una evolución natural en la etapa de formación y desarrollo.

 

¿Por qué mi hijo camina con los pies hacia dentro?

Hay varios factores que pueden provocar que los niños caminen con los pies hacia dentro.

  • Pies: En los primeros meses suele producirse por la colocación del feto en el útero materno. Este fenómeno se conoce como “metatarso aducto” y en la mayoría de los casos suele corregirse de manera natural.
  • Piernas: Tiene su origen en la tibia, es una circunstancia que suele presentarse en los niños que comienzan a caminar, y se conoce como “torsión tibial”, cuando el hueso se encuentra girado ligeramente hacia dentro.
  • Caderas: Se produce por una ligera desviación en la parte superior del fémur que se conoce como “anteversión femoral”. También forma parte de la etapa de crecimiento, y puede provocar que tanto los pies como las rodillas apunten hacia dentro al caminar.

 

intrarrotacion en niños

¿Cómo saber si mi hijo tiene problemas en los pies?

Cuando detectamos que nuestros hijos caminan con los pies hacia dentro, el podólogo sabrá detectar si este fenómeno responde a causas fisiológicas o patológicas.

Hay algunas señales que pueden indicarnos que es necesario acudir a un especialista:

 

  • El niño se cae con demasiada frecuencia al caminar.
  • Se queja porque le duelen los talones después de hacer ejercicio.
  • Presenta algún tipo de deformidad en los dedos.
  • Camina de puntillas con mucha frecuencia.
  • Camina con los pies demasiado hacia dentro o hacia fuera.
  • Se queja de dolores en las rodillas o en la espalda.

 

 

En la consulta del podólogo, el niño puede someterse a un estudio biomecánico de la pisada. De esta forma, se puede diagnosticar y prevenir cualquier problema relacionado con la salud de sus pies y realizar un seguimiento adecuado de su evolución para aplicar algún tratamiento en caso de necesidad.

Una mala pisada en la infancia podría ser la causa de lesiones en las rodillas, la cadera o la espalda al llegar a la madurez.

Los pies de los niños están sometidos a continuos cambios durante su infancia. Lo más recomendable es hacer visitas periódicas al podólogo para realizar un seguimiento de su evolución, pide cita en MIVI Alameda16.

 

Pablo Marín podólogo Alameda 16 Málaga

Pablo Marín
Podólogo