¿Qué es el Drenaje Linfático Manual?

El drenaje linfático manual (DLM) consiste en una serie de técnicas manuales específicas. Estas técnicas no tienen nada que ver con lo comúnmente conocido como masaje convencional. La mayor diferencia entre ambos tipos terapias es la fuerza ejercida por el fisioterapeuta. Siempre sorprende al paciente, que desconoce las técnicas, la suavidad de éstas. Muchos pacientes las consideran como caricias más que como un tipo de tratamiento manual.

La finalidad de este tipo de tratamiento fisioterápico, es ayudar al cuerpo a un correcto funcionamiento del sistema linfático (activándolo). Ayuda a la absorción del exceso de líquido y a eliminación los deshechos que provienen del metabolismo celular. Actuando al mismo tiempo sobre el sistema inmunitario del paciente.

 

Como características específicas del DLM podemos resaltar:

  • El ritmo es lento y pausado, alternando fases de presión y relajación.
  • La presión es suave. Siempre se adaptará al tipo de “inflamación-dureza” presente el paciente. Las manos del fisioterapeuta se adaptarán a la forma de la zona a tratar, una presión fuerte podría colapsar el sistema linfático.
  • La dirección es en sentido ascendente (de abajo arriba) pero siempre se comienza lo más proximal a la articulación. Nunca se comenzará por la parte más lejana de la extremidad o zona del cuerpo.
  • Como referencia, se tiene en cuenta, la distribución y la localización de los vasos y los ganglios linfáticos presentes en el organismo.
  • La técnica se realiza libre de cremas y aceites. El contacto es piel con piel, sin friccionar ni resbalar sobre la piel, es como un tipo de “arrastre”.

drenaje linfatico

Cada tipo de drenaje (según sus creadores) tiene unas pautas a seguir. Un número de repeticiones y un nombre específico para cada maniobra que realizan las manos sobre la zona a tratar.

Lo común en todos, es la importancia de la dirección, presión y el orden a seguir. Se comienza siempre a trabajar sobre los ganglios, e iremos «vaciando» la zona desde el punto más cercano al más lejano (proximal-distal) de la zona afectada.

 

¿Cuáles son los efectos principales que produce en nuestro organismo?

  • Drenante (antiinflamatorio) por su efecto mecánico (presión-descompresión), imitando el ritmo de los propios vasos linfáticos.
  • Relajante y sedante, influyendo en el sistema neurovegetativo del cuerpo, por la activación del sistema parasimpático.
  • Inmunitario, ya que actuamos sobre el sistema linfático directamente, mejorando su funcionamiento y depurando el organismo.

¿Cuáles son las principales indicaciones?

drenaje linfatico indicaciones

  • Linfedema
  • Lipedema
  • Hematomas
  • Pacientes con retención de líquidos
  • Edemas en embarazadas
  • Edemas postquirúrgicos
  • Edemas postraumáticos
  • Celulitis
  • Fibromialgia
  • Piernas cansadas

¿Cuáles son las contraindicaciones?

Contraindicaciones absolutas:

  • Procesos oncológicos activos
  • Infecciones agudas
  • Edemas linfodinámicos (bajo índice de proteínas en sangre)
  • Flebitis o trombosis agudas
  • Edema por insuficiencia cardiaca descompensada

Contraindicaciones relativas:

  • Hipotensión arterial
  • Inflamaciones agudas (gota, cólico nefrítico, reuma, etc.)
  • Enfermedades del tiroides
  • Edemas por insuficiencia cardíaca congestiva
  • Enfermedades autoinmunes y alérgicas (lupus eritematoso, artritis reumatoide)
  • Asma bronquial
  • Post-tromboflebitis y post-trombosis

Consejos para los pacientes que padecen alguna de estas patologías.

El DLM aislado no tiene un beneficio tan potente como podría tenerlo acompañado y reforzado por determinadas pautas, siendo así su efecto más duradero. Estas pautas dependerán de cada paciente y cada patología.

  • Tener una rutina de ejercicio diario, caminar, nadar, bailar,realizar gimnasia de mantenimiento.
  • El uso de medias o mangas de compresión o vendaje compresivo.
  • Presoterapia.
  • Tener una alimentación equilibrada, evitando exceso de sal y productos ricos en grasa y procesados.
  • Una buena hidratación de la piel.
  • Adecuada ingesta de agua diaria.
  • Evitar la ropa ajustada o complementos que opriman la zona afectada (cinturones, relojes, anillos).
  • Evitar las fuentes de calor directas sobre las zonas con mala circulación

Si padece algunas de las patologías o afectaciones nombradas anteriormente, susceptibles de ser tratadas con drenaje linfático manual, en nuestro centro de fisioterapia MIVI Alameda 16 estaremos encantados de atenderle y ayudarle.

 

Maria Lebron fisioterapeuta

 

María Lebrón
Fisioterapeuta