¿Qué es la cervicobraquialgia?

CERVICOBRAQUIALGIAS

La cervicobraquialgia consiste en la compresión de una raíz nerviosa del plexo braquial procedente de las cervicales, siendo las más frecuentes C6 y C7, produciendo trastornos motores, sensitivos o ambos. Esta patología nos afecta a la zona cervical (cuello) y se irradia hasta el brazo y a veces incluso a la mano.

 

¿Por qué se origina la cervicobraquialgia?

Es una lesión que se produce por la inflamación del nervio en su salida en las cervicales o en otro nivel de su recorrido hasta el hombro y puede estar producida por:

 

Hernia de disco

Este se sale de su espacio y comprime el nervio provocando una irritación en él mismo.

 

Estenosis del canal medular

Consiste en una disminución del espacio por donde pasa la médula. Al tener menos espacio, encontramos muchas estructuras compactadas, provocando la inflamación de dicha raíz nerviosa.

 

Compresión del nervio

Puede verse causada por un músculo o estructura ósea:

  • Escalenos: Son 3 músculos que nos encontramos en la cara anterior y lateral del cuello. Entre ellos pasa el plexo braquial que sale de las cervicales y si encontramos tensión en dicha musculatura puede comprimir el nervio.
  • 1º costilla: Este hueso junto con los músculos escaleno anterior, subclavio y los prevertebrales forman un espacio por donde pasa el plexo braquial, además de otras estructuras como arterias y venas. Este espacio cambia su volumen con cualquier actividad de dicha musculatura o incluso con la respiración. Por lo que sí localizamos una compresión del plexo por estas estructuras en este espacio nos encontramos con lo que se denomina Síndrome del desfiladero torácico. El paciente cursa con dolor, adormecimiento del brazo y hormigueo que puede llegar incluso a los dedos.
  • Pectoral Menor:la parte final del plexo braquial pasa entre este músculo y las costillas. Por tanto, si encontramos tensión en dicha musculatura, inflamación, etc., puede provocar una compresión del plexo a este nivel produciendo los mismos síntomas citados con anterioridad.Pectoral Menor

 

¿Cuáles son los síntomas?

Las cervicobraquialgias se caracterizan por un fuerte dolor a nivel del cuello y de la zona alta de la espalda que se irradia en este caso a un brazo o a los dos.

sintomasCERVICOBRAQUIALGIAEste dolor puede despertar incluso a la persona por la noche. El paciente refiere sensación de cansancio en el brazo, calambres u hormigueos pueden llegar incluso hasta los dedos.

A su vez, estos síntomas provocan patologías a nivel del hombro como puede ser bursitis, irritación de la cápsula, tendinopatías, etc., ya que se produce una alteración del movimiento de dicho brazo provocando que la musculatura no actúe de forma normal.

 

¿Cuáles son los tratamientos para la cervicobraquialgia?

El tratamiento de esta patología va encaminado a reducir el dolor y mejorar la capacidad funcional del brazo afectado mejorando así la calidad de vida del paciente:

Tratamiento Conservador

Consiste en mantener reposo durante 2-3 semanas con la toma de analgésicos, antiinflamatorios y aplicación de calor local (zona cervical).

Tratamiento Fisioterapéutico

Dentro del cual podemos encontrar un tratamiento más convencional y otro más innovador.

Tratamiento Convencional

En dicho tratamiento podremos aplicar Ultrasonido y/o laserterapia con el objetivo de disminuir la inflamación de la zona cervical.

También podremos aplicar Microondas que consiste en calor local profundo para relajar la musculatura en el caso de que esta esté produciendo el dolor por su tensión.

Magnetoterapia que provoca unos cambios en la zona de la lesión, permitiendo que dicha zona se vaya regenerando.

Y por último Terapia Manual con el objetivo de relajar y normalizar todas aquellas estructuras (musculatura, nervios, vértebras, etc.) que lo necesiten.

 

Tratamiento Innovador

Dentro de este tratamiento podemos encontrar la aplicación de diferentes técnicas:

  • Indiba: consiste en una máquina que proporciona calor a los tejidos dañados con el objetivo de disminuir inflamación, nutrición de las células dañadas, aumenta el riego sanguíneo en la zona y produce el drenaje de toxinas entre otros efectos.

En esta patología pretendemos disminuir el dolor, eliminar la tensión y los espasmos musculares y facilitar el rango de movimiento del hombro afectado.

  • Electrolisis Percutánea Intratisular (EPI): consiste en la aplicación mediante agujas de acupuntura y con un ecógrafo, con el fin de saber 100% donde pinchamos, de un corriente justo en el tejido dañado, con el objetivo de provocar una inflamación a propósito para que las células encargadas de la regeneración del tejido y células antiinflamatorias actúan en dicho tejido regenerándolo.

El paciente notará un leve calor en la zona que iremos aumentando o disminuyendo según la tolerancia de él y/o el grado de la patología ya sea aguda o crónica.

  • Neuromodulación Percutánea (NMP): consiste en la aplicación de otro tipo de corriente eléctrica, mediante agujas de acupuntura y de manera eco guiada, pero esta vez actuando sobre los nervios que se encargan de inervar las zonas lesionadas.

De esta manera aplicándole a esas agujas corrientes a una determinada intensidad, actuaremos sobre el dolor, con el objetivo de que dichos nervios dejen de mandar señal de dolor al cerebro y por lo tanto las estructuras dañadas dejen de doler.

  • Terapias Médicas: Dentro de estas terapias podemos encontrar infiltraciones, PRP o bloqueos nerviosos, en el caso de que hubiera un daño vertebral (inflamación) o daño en el hombro afectado, (tendinopatía, bursitis, inflamación de la cápsula, etc.) todas estas terapias se realizarán con un ecógrafo con el fin de actuar 100% en el tejido dañado.

Con la infiltración conseguiremos una bajada importante de la inflamación de la zona dañada mediante la aplicación de corticoides. Una vez infiltrada la estructura esta disminución de inflamación provocará un descenso del dolor y un aumento del movimiento del hombro.

  • El PRP (Plasma Rico en Plaquetas) consiste en la extracción de sangre propia del paciente, para después, dicha sangre centrifugarla y separarla en 2 partes. Una de las partes es el PRP (plasma rico en plaquetas) y la otra es PPP (plasma pobre en plaquetas). Por último, el médico aplicará en la zona degenerada el PRP con el fin de que las células regeneradoras de ese PRP actúen en el tejido dañado ayudando a su regeneración.

 

  • El bloqueo nervioso consiste en buscar el nervio que está provocando el dolor en la zona del cuello y/u hombro y realizar un pinzamiento con el fin de que dicho nervio deje de mandar señal de dolor a las estructuras afectadas.

Es importante saber que este tipo de terapias siempre tienen que ir acompañadas de un tratamiento fisioterapéutico.

Tratamiento Quirúrgico

En general suele ser el último paso, habiendo agotado antes los tratamientos conservadores, fisioterapéuticos y las terapias médicas. Hay varias opciones para dicho tratamiento:

En el caso que se produjera por una hernia discal se extrae la parte que sobresale. Si dicha parte estaba presionando un nervio produciendo dolor, al extraerla el dolor disminuirá por completo, sin embargo, si en el periodo que el disco estaba presionando al nervio, lo ha dañado permanentemente el dolor puede conservarse y tendríamos que tratar el nervio.

Otra opción es que exista poco espacio en los agujeros por donde salen los nervios cervicales. En este caso la intervención consistiría en la apertura de dichos espacios para que cuando pase el nervio no se comprima.

Es importante conocer los riesgos que implica este tipo de intervenciones como pueden ser infecciones, perdida de sensibilidad, perdida de movilidad en el caso que el cirujano vea conveniente fijar con algún tornillo alguna vértebra, entre otros muchos. Por lo que al final es el paciente el que decide si se somete a dicha operación o no.

 

Javier Bermúdez Carmona

Fisioterapeuta